In love with love

Dicen que soy antipática, seca y un poco cortante. Pero no, no es cierto. Nunca he buscado agradar a nadie a lo largo de mi vida, es más, si tengo que agradar prefiero que sea tal y como soy. Soy una chica de pocas palabras. La típica que baja la mirada cuándo le preguntan una opinión, la típica que se queda sin palabras frente al chico por el cuál siente algo. Soy esa típica chica que quiere que se enamoren por su sonrisa, y no por el cuerpo. Soy una chica que no cree en ningún sentimiento completo, solo en los momentáneos, en los que sentimos por momentos y por instantes. Por lo tanto no creo en lo eterno. No me suelo agarrar nada que no sea a mi misma. Me gusta que la gente confíe en mí y me cuente sus problemas, pero si no lo hacen no pasa nada. Yo, no suelo hacerlo. No me gusta contar mis problemas y mucho menos mis pensamientos, siempre he dicho que es lo único que es mío. Me considero alguien madura, aunque en verdad, no me lo creo. Me gusta salir a bailar, despejarme. Mi mayor miedo es la soledad, pero a la vez, me gusta estar sola. Necesito espacio para pensar sobre mi misma. No creo en la amistad, porque un día está y otro no. Soy rara. No confío en la gente rápido, y me cuesta acostumbrarme a algo. No me juzgues sin conocerme, bienvenido a mi mundo.
In love with love